Etiqueta: seguridad laboral gases

¡Prácticamente, todos los gases y vapores siempre son peligrosos! Si los gases no existen en su composición atmosférica familiar y respirable, la respiración segura ya puede estar afectada.

Es más: Cualquier gas es potencialmente peligroso, si esta licuado, comprimido o en su estado normal – lo importante es conocer su concentración.

Básicamente hay tres categorías de riesgo:

– Ex – Riesgo de explosión por gases inflamables.

– Ox – oxígeno.

Riesgo de asfixia por desplazamiento de oxígeno.

Riesgo de aumento de la inflamabilidad por enriquecimiento en oxígeno.

– Tox – Riesgo de intoxicación por gases tóxicos.

Sin herramientas auxiliares los humanos no son capaces de reconocer estos peligros con suficiente antelación para iniciar las contramedidas adecuadas. Con solo algunas excepciones nuestro olfato ha resultado ser un equipo de alarma extremadamente poco fiable.

Por ejemplo, somos sensibles al ácido sulfhídrico en bajas concentraciones por su típico olor de huevos podridos, pero altas concentraciones letales de ácido sulfhídrico no son detectadas por nuestra nariz. El escapar a áreas supuestamente no peligrosas por su falta de olor ya ha causado gran cantidad de accidentes fatales.

 Incluso gases inofensivos como argón, helio o nitrógeno pueden ser peligrosos cuando el vitalmente importante oxígeno es desplazado por un repentino escape. ¡Peligro de asfixia! Concentraciones de oxígeno inferiores al Vol% son letales. Exceso de oxígeno (más del 21 Vol%) aumenta el peligro de inflamabilidad y puede incluso causar la autoignición de materiales inflamables. Los gases y vapores inflamables no solo pueden causar considerables daños en las fábricas por ignición, sino que también la vida humana está comprometida.

Es esencial detectar de manera fiable los peligros Ex-Ox-Tox y proteger la vida humana, bienes y ambiente mediante medidas adecuadas.

– Esto es para lo que son necesarios los detectores de gas.

– Esto es para lo que son necesarios los sistemas de detección de gases.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Los gases y vapores inflamables y tóxicos pueden producirse en muchos sitios. Para tratar con el riesgo tóxico y el peligro de explosión – sirven los sistemas de detección de gases.

Tecnología de detección de gases, principios de medición y la preocupación por la seguridad.

¿Qué es materia Gaseosa?

A un estado de la materia con una temperatura superior a su punto de ebullición se le denomina gas. En relación con el entorno de las personas (condiciones normales) cualquier sustancia que tiene un punto de ebullición inferior a 20º C a presión normal es un gas. El gas de menor peso es el hidrógeno (H2 , 14 veces más ligero que el aire), el gas más pesado es el hexafluoruro de tungsteno (WF6, aprox. diez veces más pesado que el aire).

En condiciones normales 1 cm3 de gas contiene unas 30·1018 moléculas, la distancia media entre ellas es solamente de tres nanómetros. Revolotean por el espacio de 100 a 1000 metros por segundo, chocan un billón de veces por segundo con otras moléculas, de tal manera que entre dos colisiones solo pueden desplazarse aprox. 50 a 100 nanómetros. Y con cada colisión cambian su dirección de movimiento y transfieren energía a su compañero de colisión.

Esto es un movimiento completamente aleatorio de moléculas, que es macroscópicamente medible como la temperatura del gas (energía cinética media de todas las moléculas) y la presión de gas (velocidad media de todas las moléculas golpeando una superficie) o extensión (volumen). Por consiguiente presión, temperatura y volumen están matemáticamente en una relación fija, que en caso ideal sigue la llamada ley de los gases ideales:

– A una presión constante, el volumen de gas cambia proporcionalmente a su temperatura – por ejemplo expande al ser calentado.

– A un volumen constante de gas (gas en un recipiente cerrado) la presión del gas cambia proporcionalmente a su temperatura -por ejemplo la presión interna de un recipiente cerrado aumenta cuando se calienta-.

– A temperatura constante la presión de gas cambia proporcionalmente a su volumen -por ejemplo la presión aumenta cuando se comprime el gas-.

También, el movimiento aleatorio extremadamente rápido de las moléculas de gas es la razón de que los gases se mezclan fácilmente y nunca se separan uno del otro. El movimiento de las moléculas en dirección de baja concentración (llamada difusión) está basado en estas características moleculares y juega un papel esencial en los principios de medición de los sensores de gas. Comúnmente los procesos de difusión son más rápidos, cuanto más rápido se mueven las moléculas (más caliente es el gas) y más bajo es el peso molar (más ligero es el gas).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,