Etiqueta: vapores toxicos

Gases y Vapores tóxicos

La toxicidad de gases y vapores utilizados industriálmente es determinada mediante experimentos de laboratorio que tienen como resultado la tasa LC 50 . De esto y de otras investigaciones científicas sobre salud laboral con incluso concentraciones v más bajas, comités autorizados deducen propuestas para valores límite umbral (límites de exposición laboral) que deben ser obligatorios. Estos umbrales de valor limite están definidos de tal manera que el trabajador no sufrirá daño mientras que no respire concentraciones de gas superiores umbral del valor limite establecido durante toda su vida laboral – sin embargo, ¡esto debe ser garantizado!

Gases y vapores inflamables

Gases inflamables: cuanto más bajo es el límite inferior de explosión (LIE ó LEL), más peligrosos son. Vapores inflamables: cuanto más bajo es su punto de inflamación, más peligrosos son. El punto de inflamación está definido por la presión de vapor dependiente de la temperatura del líquido y su LEL.

Solo los líquidos inflamables tienen un punto de inflamación. Por definición no hay punto de inflamación para gases.

LEL y protección preventiva de explosión

Solamente si la proporción de un combustible en aire está dentro de ciertos límites, los gases y vapores inflamables pueden producir mezclas inflamables con el aire.

El límite inferior de explosión (LEL) está definido como la concentración (indicada en Vol%) de una mezcla de gas combustible y aire que bajo condiciones estandarizadas puede inflamarse y continuar ardiendo. El LEL de todos los gases y vapores inflamables conocidos está en el rango de aprox. 0.5 a 15 Vol%. Por ejemplo, el LEL de mezclas de hidrógeno y aire es 4 Vol%, y así un gas de prueba de 2 Vol% en aire es definitivamente no inflamable.

Limitación de concentración Este comportamiento es esencial para la práctica de la protección contra explosión: como un gas por debajo de su concentración LEL no puede inflamarse, la protección contra explosión puede ser realizada continuamente midiendo la concentración de gas y asegurando mediante medidas adecuadas que por ejemplo la mitad del LEL (= 50% LEL) no sea sobrepasado.

Este método de protección preventiva contra explosión se conoce como la medida primaria: no la ignición de una atmósfera potencialmente explosiva, pero la formación de una atmósfera potencialmente explosiva es prevenida fiablemente. La medición de la concentración se realiza preferiblemente mediante sensores infrarrojos o sensores de perlas catalíticas, que deben cumplir con requisitos de seguridad especialmente estandarizados y estar certificados para ello.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

¡Prácticamente, todos los gases y vapores siempre son peligrosos! Si los gases no existen en su composición atmosférica familiar y respirable, la respiración segura ya puede estar afectada.

Es más: Cualquier gas es potencialmente peligroso, si esta licuado, comprimido o en su estado normal – lo importante es conocer su concentración.

Básicamente hay tres categorías de riesgo:

– Ex – Riesgo de explosión por gases inflamables.

– Ox – oxígeno.

Riesgo de asfixia por desplazamiento de oxígeno.

Riesgo de aumento de la inflamabilidad por enriquecimiento en oxígeno.

– Tox – Riesgo de intoxicación por gases tóxicos.

Sin herramientas auxiliares los humanos no son capaces de reconocer estos peligros con suficiente antelación para iniciar las contramedidas adecuadas. Con solo algunas excepciones nuestro olfato ha resultado ser un equipo de alarma extremadamente poco fiable.

Por ejemplo, somos sensibles al ácido sulfhídrico en bajas concentraciones por su típico olor de huevos podridos, pero altas concentraciones letales de ácido sulfhídrico no son detectadas por nuestra nariz. El escapar a áreas supuestamente no peligrosas por su falta de olor ya ha causado gran cantidad de accidentes fatales.

 Incluso gases inofensivos como argón, helio o nitrógeno pueden ser peligrosos cuando el vitalmente importante oxígeno es desplazado por un repentino escape. ¡Peligro de asfixia! Concentraciones de oxígeno inferiores al Vol% son letales. Exceso de oxígeno (más del 21 Vol%) aumenta el peligro de inflamabilidad y puede incluso causar la autoignición de materiales inflamables. Los gases y vapores inflamables no solo pueden causar considerables daños en las fábricas por ignición, sino que también la vida humana está comprometida.

Es esencial detectar de manera fiable los peligros Ex-Ox-Tox y proteger la vida humana, bienes y ambiente mediante medidas adecuadas.

– Esto es para lo que son necesarios los detectores de gas.

– Esto es para lo que son necesarios los sistemas de detección de gases.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,