Francisco Sáenz de Ansell, nos enseña cómo trabaja un grande de los EPIs.

ansell fran saenz

Hoy hablamos con un gran amigo y compañero profesional al que todo el equipo de Proin Pinilla le tiene mucho cariño, Fran de Ansell. Para poner un poco en contexto, Ansell es una empresa de fabricación de EPIs a nivel internacional, siendo uno de los mayores fabricantes de EPIS del mundo.

Para quién no te conozca ¿Quién eres? 

Me llamo Francisco Sáenz, trabajo para Ansell, uno de los mayores fabricantes de EPIs del mundo. Nos enfocamos sobre todo en guantes, manguitos y vestuario desechable.

Mi cargo es el de Senior Territory Sales Manager, y a la vez soy Key Account Manager para el sector del Metal. Comparto asesoramiento, experiencia y recomendaciones para protección de manos, brazos y cuerpo desde hace 14 años.

¿Nos puedes dimensionar con algún dato Ansell? 

Ansell vende cerca de 10.000 millones de guantes al año que protegen a unos 10 millones de trabajadores al día. La reciente crisis sanitaria a nivel mundial está llevando la demanda de EPIs para manos y cuerpo a niveles sin precedentes, especialmente aquellos que protegen a los usuarios de contaminaciones cruzadas y los que ayudan a prevenir la propagación de virus.

Desde el comienzo del brote del COVID-19 hemos tomado acciones para asegurar la continuidad de los negocios que ya estaban en vigor, muchas veces en condiciones muy difíciles, ya que no quieres que nadie se quede sin sus guantes, buzos o delantales.

Está siendo una situación muy complicada para todos.

Llevamos tiempo actuando para aumentar la producción en nuestras plantas de fabricación, trabajando al máximo de capacidad para cubrir la demanda actual. También estamos aumentando nuestra capacidad productiva en guantes de un solo uso, guantes químicos y guantes quirúrgicos, así como en buzos desechables, y seguimos entregando material a nuestros distribuidores, pero con alguna limitación como es lógico.

¿Qué es lo primero que se te pasó por la cabeza cuando estalló la crisis del Covid-19?

Yo fui uno de los que pensaba que esto iba a ser como una gripe estándar. Pero creo que todos nos dimos cuenta rápidamente de que esto era diferente, y como muchos otros, jamás puede llegar a pensar que iba a afectar a nuestro sector de esta manera, comparándolo con otras epidemias del pasado como el Ébola o la Gripe Aviar, por ejemplo.

ansell

¿Cómo se enfrenta una empresa como Ansell a una pandemia?

Internamente el objetivo ha sido, es y será que nuestros trabajadores estén a salvo. Hemos puesto en marcha nuevos protocolos de seguridad en todos nuestros centros de producción, distribución y oficinas corporativas.

Hemos implementado tomas de temperatura sistemáticas, recomendaciones y medidas de distancia social y también hemos mejorado los protocolos de higiene y limpieza.

Mientras, nos han restringido la movilidad a todos los que no trabajamos en producción, por lo que nuestra presencia física con distribuidores y usuarios finales se ha visto limitada. Pero como dice uno de nuestros mantras, “Safety first!” (la seguridad es lo primero).

Seguimos recomendando que nuestros trabajadores, en la medida de lo posible, trabajen desde casa. Cuando esto no es una opción, se nos proporcionan guantes y mascarillas para mayor seguridad en el puesto de trabajo.

¿Hoy el sector de los EPIS tiene más importancia que nunca?

La crisis global del COVID-19 ha hecho que los Equipos de Protección Individual (EPI) tomen notoriedad pública. Ahora se le da al EPI la importancia que tiene para proteger frente a contaminaciones cruzadas y prevenir la propagación del virus en primera línea de fuego, además de la que ya tenía para los usuarios habituales de dichos Equipos, antes de la llegada de la crisis.

En base a esta conciencia en incremento y a nuestros 125 años de experiencia como líder global, es importante que utilicemos nuestro conocimiento y pasión por la seguridad para ayudar a los usuarios a afrontar los desafíos de esta “nueva realidad”.

Uno de los aspectos positivos que sacamos de esta crisis global es que ha llevado tanto a individuos como a compañías y gobiernos a que la seguridad de las personas sea un objetivo primordial, especialmente la de los trabajadores en primera línea de lucha frente al virus y en industrias esenciales.

Hay que destacar que los que nos dedicamos al mundo del EPI somos los que proveemos de la última línea de defensa en el escalafón en cuanto al control de riesgos, protegiendo a las personas de sustancias peligrosas en su puesto de trabajo, además de cortes, quemaduras, laceraciones u otro tipo de lesiones.

El sector de los EPIS estaba dirigido al trabajador principalmente, hoy lo necesita el ciudadano de a pie, ¿Esta necesidad ha venido para quedarse?

Con la conciencia sobre los EPIs en aumento, vemos grandes industrias buscando guantes desechables desesperadamente, incluso compañías que nunca antes los habían utilizado.

Estamos, por lo tanto, ante una limitación de stocks sin precedentes debida entre otras cosas a la altísima demanda. Imagino que esto será parte de la “nueva realidad” durante un tiempo, pero debemos tener en cuenta las necesidades de los sectores esenciales.

Hemos de asegurar que aquellos que más lo necesitan están protegidos durante estos tiempos tan difíciles. Me refiero a sectores como el de la Salud, la Alimentación o la Industria Química, donde los guantes desechables siguen siendo imprescindibles.

Para el ciudadano de a pie, las medidas de distanciamiento social y una buena higiene de manos son consideradas la mejor defensa contra la propagación del COVID-19.

El EPI debería ser considerado como un añadido a esas medidas, no como algo que las sustituya.

Es muy importante ser conscientes de que el uso incorrecto de los EPIs puede ponernos en una situación de riesgo mayor que si no lo utilizásemos. El virus sobrevive más tiempo en superficies plásticas o sintéticas, por lo que si no utilizamos y desechamos de manera correcta EPIs como guantes o mascarillas, éstos pueden ser un transmisor ideal del virus. Nos tocamos la cara con las manos, más de 2.000 veces al día, ¡Es un dato a tener muy en cuenta!

¿Qué consejo de protección/higiene crees que es clave?

Las directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre el COVID-19 indican cómo crear un entorno de trabajo sano en el mundo post-COVID.

Como decía antes, la higiene de manos regular, las prácticas de distanciamiento social y utilizar EPIs solo cuando sea realmente necesario y de manera adecuada, son claves para adaptarnos a esa “nueva normalidad”.

Otras medidas como la toma de temperatura corporal, un seguimiento del estado de salud del trabajador y mejorar los protocolos de limpieza, reducirán los riesgos de contagio en el entorno laboral.

3 aspectos en los que creas que habéis evolucionado desde que llegó el Covid-19.

Después de las caóticas primeras semanas de marzo, empecé a poder manejar de mejor manera los imprevistos, y adaptarme a una situación tan cambiante como la que vivimos. Un aprendizaje importante ha sido el de empatizar aún más si cabe con la gente.

Todos somos personas, y a veces es muy difícil tomar según qué decisiones, sabiendo que éstas no van a ser bien recibidas, o que pueden perjudicar a terceros. Hay que ponerse en la piel de los demás más a menudo ya que nunca sabes cuándo vas a poder necesitar ayuda de tu vecino, de un familiar o del repartidor del supermercado.

En cuanto a la protección, me he dado cuenta de que ahora todos somos un poco más conscientes de la importancia de las Certificaciones y Normas de los EPIs. La situación con las mascarillas, por ejemplo, habla por sí misma: FFP2, FFP3, KN95, quirúrgica, higiénicas… no todas tienen las mismas características y/o certificaciones, y la protección y uso de cada una de ellas es diferente.

Para guantes y buzos la situación es la misma. La Norma “EN374:5 VIRUS” está en vigor desde 2016 y no se ha tenido muy en cuenta hasta que el COVID-19 llegó a nuestras vidas.

Para los buzos, la Norma EN14126 es capital para estar bien protegido. Muchas veces, cuando nos preguntan el porqué de nuestro precio en comparación al de nuestros competidores, éste es uno de los aspectos a tener en cuenta.

Puedes encontrar mascarillas, buzos y guantes disponibles en el mercado, pero por favor, revisad las certificaciones cuidadosamente antes de utilizarlos, y no solo hoy por el COVID-19, si no siempre. ¡Tu salud y bienestar son los que están en juego!

¿Cómo se ha adaptado vuestra actividad y trabajo diario a la crisis?

En mi caso, yo ya estaba acostumbrado a teletrabajar desde casa, ya que nuestra oficina está en Bruselas y no acostumbramos a ir por allí. Pero es muy diferente trabajar desde casa solo, que con los niños jugando en el salón pidiéndome algo cada 20 minutos. Esto ha sido de lo más difícil en mi caso, las constantes interrupciones. Quizás junto a todo el personal sanitario y de industrias básicas, los niños han sido los verdaderos héroes de estos tres últimos meses y se les perdona todo.

En cuanto al trabajo cara a cara con nuestros clientes, se ha visto sustituido por aplicaciones de encuentros virtuales como Teams o Skype. Solo espero que esto no se convierta en lo habitual para el resto de nuestras vidas. Somos un país mediterráneo y yo personalmente echaría mucho de menos el apretón de manos, los besos o abrazos con la gente.

¿Transformación y cambios previstos para la nueva realidad?

Como ya declaró nuestro CEO Magnus Nicolin, en el Wall Street Journal el pasado mes de abril: “Ansell, cuando todo esto pase, va a ser dirigido de una manera muy diferente a la que estábamos acostumbrados. Probablemente vayamos a viajar menos y a tener oficinas más pequeñas dedicadas principalmente a encuentros, formaciones y soporte técnico. Hemos aprendido que el negocio se puede mantener funcionando de manera remota. Si nuestro Servicio de Atención al Cliente puede trabajar desde casa de manera eficiente, ¿por qué no vamos a facilitárselo?”.

Súper Digitalización, ¿Qué papel juega la digitalización en vuestro sector?

Para Ansell la digitalización es la tendencia natural. Estamos constantemente desarrollando y evolucionando aspectos clave de nuestras operaciones productivas, adaptando soluciones innovadoras como el digital twins o el machine Learning hoy.

Aprovechamos las nuevas tecnologías para hacer que nuestra organización trabaje de manera más integral, enfocada y ágil de modo generalizado. Utilizamos los datos para transformar la forma en la que trabajamos y hacemos negocios.

Con esos datos, somos capaces de digitalizar nuestras cadenas de suministro, automatizar los sistemas y procesos, y mejorar nuestra presencia digital para construir las mejores relaciones posibles con clientes nuevos o históricos.

En definitiva, estamos preparados para ser más fuertes en esta nueva era digital.

¿Qué te ha enseñado el Covid-19?

Bueno, el COVID-19 me ha enseñado a apreciar más las pequeñas cosas que nos da la vida. Desgraciadamente el virus afectó a mi familia y he aprendido a valorar la vida como tal, las cosas que realmente importan.

Otro aprendizaje ha sido darme cuenta realmente de lo interconectado que está el mundo, y que nuestro día a día puede verse afectado de manera brutal por decisiones tomadas tanto a 14.000 Km de distancia como al lado de cada.

¿Algo positivo que saques de esta crisis?

¡Por supuesto! Los EPIs hoy tienen la importancia que los de mi sector llevamos tiempo reclamando. ¡Por fin! Espero que esto se mantenga así, por el bien de todos los trabajadores que los usan, y que cale en la conciencia de todos para el futuro. Desde el trabajador más humilde hasta los más altos puestos directivos, pasando por departamentos clave como PRL y Compras.

¿Cómo abordáis el futuro?

Me gustaría responder esta pregunta cuando el futuro se vuelva presente. Es decir, necesitamos tiempo para ver cómo evoluciona todo antes de poder responder a eso. No hay visibilidad de momento, lo único que es seguro es que Ansell va a seguir estando ahí como hasta ahora, tratando de ayudar para salir de esta situación.

epis ansell

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *