Protección en Altura, Elección y Colocación de un Arnés de Seguridad.

La elección y correcta colocación del arnés de seguridad, compone una de las principales reglas de oro a la hora de la realización de cualquier tipo de trabajo en altura.

El arnés debe ir bien ajustado al cuerpo, sobre todo en la ingle y cintura (si el arnés tiene cinturón).

Los elementos anticaídas y también los elementos auxiliares que no son anticaídas que deban ir colocados en el propio arnés, irán repartidos en el mismo de manera equilibrada, fijados siempre con conectores o mosquetones de manera que no interrumpan los movimientos del trabajador; teniendo especial cuidado en que los elementos de cuerda no queden demasiado largos, de forma que el trabajador los pueda pisar al caminar o al moverse en posturas o movimientos difíciles.

Los arneses tienen distintas tallas.  Se debe adquirir el arnés adecuado para cada usuario y situación d e trabajo.

Elegir el arnés correcto no es una tarea tan sencilla como parece. Lo primero que define al arnés son las anillas que tiene. Hay arneses de una anilla, de dos, de cuatro y de cinco anillas. Cuantas más anillas tenga el arnés, mejor, siempre y cuando el usuario conozca la utilidad de las mismas y sepa usarlas correctamente.
El primer arnés que debemos estudiar es el de punto anticaídas «A» con una única anilla en la espalda. Según norma UNE EN 361. Este arnés es para detener caídas exclusivamente y mantener el cuerpo del trabajador en posición erguida. Compuesto por cintas de al menos 4 cm de ancho (según la UNE EN 361: Arneses Anticaídas), hebillas de ajuste en torso y perneras.
Los puntos de anclaje que se pueden usar con este arnés serán preferiblemente los que se encuentren por encima del usuario o por detrás del mismo.
El arnés con punto de espalda constituye el arnés más sencillo, para tareas en altura consistentes en caminar sobre superficies, estructuras o plataformas con la existencia de riesgo de caída a distinto nivel.
En caso de caída, el cuerpo del trabajador es detenido, transmitiendo la fuerza de choque generada a las denominadas cintas principales del arnés, que son las que van desde la anilla hasta la ingle. El trabajador queda mirando hacia abajo si ha caído en un arnés de espalda.

El segundo arnés que debemos estudiar es el de dos puntos anticaídas «A», en pecho y espalda según norma UNE EN 361. Este arnés también es para detener caídas exclusivamente y mantener el cuerpo del trabajador en posición erguida.

Compuesto por cintas de al menos 4 cm de ancho (según la UNE EN 361: Arneses Anticaídas), hebillas de ajuste en torso y perneras. Además de poder usar anclajes por encima del usuario y por detrás del mismo como sucede con el arnés de espalda; con el arnés de pecho se pueden utilizar también puntos de anclaje frontales en condiciones óptimas de seguridad.

El arnés con punto de pecho constituye el arnés anticaídas óptimo, pues además de ser apto para caminar sobre superficies y estructuras (o plataformas) en altura, también es válido para progresar por estructuras.

En caso de caída, el cuerpo del trabajador es detenido, transmitiendo la fuerza de choque generada a las denominadas cintas principales del arnés, que son las que van desde la anilla hasta la ingle. El trabajador queda mirando hacia arriba si ha caído en un arnés de pecho.

El tercer arnés que debemos estudiar es el de dos puntos anticaídas «A», y cinturón con anillas de posicionamiento según norma UNE EN 358. Este arnés reúne las características constructivas de los dos arneses anteriores (puntos anticaídas «A» en pecho y espalda), incorporando además un cinturón con dos anillas laterales para posicionamiento.

No se pueden hacer trabajos que impliquen posicionamiento a más de 2 m sin la  utilización simultánea de un dispositivo anticaídas.

La finalidad del cinturón es repartir parte del peso del trabajador a la cintura, para que éste pueda soltar las manos de la estructura y poder realizar su actividad con cierto confort. Las anillas laterales del cinturón se utilizan junto al denominado «cabo de posicionamiento».

El cabo posicionamiento va fijado con un mosquetón a una de las anillas; rodea el elemento de anclaje y se conecta a la otra anilla con otro mosquetón. El cabo de posicionamiento está recogido también en la UNE EN 358.

 El cuarto arnés que debemos estudiar es el de dos puntos anticaídas «A» cinturón de posicionamiento y punto ventral según norma UNE EN 813. Este arnés reúne las características constructivas de los tres anteriores, incorporando además una única anilla ventral. No se pueden hacer trabajos que impliquen el uso de la anilla ventral a más de 2 m sin la utilización simultánea de un dispositivo anticaídas.
La finalidad del arnés con anilla ventral es la de recibir todo el peso del trabajador expuesto.
El trabajador está sentado en el arnés, desarrollando un trabajo en altura muy específico que se llama trabajo en suspensión o trabajo en vertical. La anilla ventral se utiliza junto a un descensor (UNE EN 341), fijado a la anilla mediante un conector. El descensor alberga una cuerda y la fija en una posición estática para la realización del trabajo.
Cuando el trabajador quiere descender, acciona la palanca del equipo para permitir el paso de la cuerda por dentro del mismo.

 

LOS PASOS NECESARIOS PARA LA CORRECTA COLOCACIÓN DE UN ARNÉS DE SEGURIDAD

La colocación segura de un arnés de seguridad, resulta indispensable para el buen funcionamiento en caso de caída del dispositivo anticaídas definido previo estudio de todos los parámetros indispensables.
A continuación se describen los pasos a seguir para la correcta colocación del equipo:

¿Quieres más Información?

*También te puede Interesar:

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados.